Una SUBE para ir muy lejos

Mientras los pasajes en micro no paran de aumentar, los trenes y colectivos de media distancia tienen las tarifas congeladas. Eso los convierte en una alternativa más para viajar.

Escaparse los fines de semana está complicado: repasando precios de noviembre hasta ahora, encontré que los viajes en micro aumentaron entre un 20 y un 35%, más allá de lo estacional por las vacaciones. Pero no hay que bajar los brazos: como trenes suburbanos y colectivos van a costar lo mismo hasta el 30 de abril, tenemos excelentes destinos para conocer con sólo usar la tarjeta SUBE de siempre.

Chascomús

La ciudad de Raúl Alfonsín es el lugar de miniturismo por excelencia. El atractivo principal es la laguna, pero también existen interesantes visitas guiadas teatralizadas por los hitos urbanos y la Capilla de los Negros, uno de los testimonios más importantes de la presencia de esclavos afroamericanos en los inicios de nuestra república.

Hace poco, se viralizó una nota titulada “Cómo llegar a Chascomús por 20 pesos” y es totalmente real: hay que tomar la línea Roca de Plaza Constitución a Alejandro Korn y de ahí combinar con el servicio diesel, que también pasa por Jeppener y Altamirano, entre otros. La zona céntrica está bastante alejada de la estación pero, como todo el trayecto tiene furgón, pueden llevarse una bici y hacer el paseo aún más agradable.

Laguna de Lobos

Ubicada en la localidad de Villa Loguercio, es la laguna que está más lejos de su cabecera, respecto de las que podemos encontrar en un radio de aproximadamente 100 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. Si bien el sector público no está muy bien cuidado, es más que suficiente para cambiar el aire, contemplando la naturaleza. El mayor provecho lo van a sacar los pescadores, porque también se destaca por el concurso que organizan anualmente.

Históricamente, la opción más popular fue sentarse unas cuatro horas en un bondi de la línea 88 (“la lobera”) de Plaza Miserere a Lobos, que hoy cuesta casi $ 120. Pero el tren ofrece dos opciones más: ir hasta Ezeiza o Cañuelas para combinar con el servicio a Lobos, que tiene un paisaje increíble, o recurrir al menos confiable Once-Merlo-Lobos de la línea Sarmiento. Desde la estación final, la línea 501 los lleva a la laguna y también a Salvador María.

San Miguel del Monte

Cerca de todo, es el destino ideal para quienes recién se animan a alejarse un poco de la ciudad: los alrededores de la laguna están repletos de servicios como recreos, clubes de pesca, alquiler de botes y lanchas, puestos de comida y alojamiento para cualquier tipo de presupuesto. Sin importar lo que quieran conocer, siempre hay que caminar menos de diez cuadras.

Ahí también llega la línea 88, pero el cuadro tarifario es todavía más caro, aunque la distancia es similar. Y una vez más, la solución para el bolsillo la trae el tren: de acuerdo con el horario, pueden tomar la línea Roca desde Temperley o Ezeiza y llegar a Monte sin transbordo adicional. Al igual que Chascomús, es apto para bicicletas.

Navarro

Su historia empezó como un fortín instalado en la frontera con la población indígena, del cual hoy pueden conocer una réplica. A pocos kilómetros de la zona céntrica, fusilaron a Manuel Dorrego el 11 de diciembre de 1828. Y hoy recibe una gran cantidad de visitantes que van a disfrutar del predio de la laguna.

Si bien tiene dos estaciones de tren, ninguna está habilitada para recibir pasajeros. La opción más práctica es tomar en Liniers la línea 136 “Rápido – sólo estaciones”, tardando cerca de tres horas. También está el tren Sarmiento de Once a Merlo y luego hacer transbordo para llegar a Las Heras, pero no se salvan de combinar con el 136.

Carmen de Areco

Se jacta de recibir con calidez a sus visitantes y puedo confirmar que es verdad. Por esta ciudad pintoresca pasaba el tren Urquiza de Federico Lacroze a Rojas, un tramo que hoy no tiene operaciones, y una de sus atracciones turísticas es el Balneario Municipal. Pero el momento ideal para ir es la Fiesta del Pastel Artesanal, que se hace en el pueblo de Gouin, cuyo acceso está unos kilómetros antes en la Autovía Luján-Junín.

El requisito indispensable es pasar por Luján, adonde pueden llegar con muchos colectivos y también el tren Sarmiento Once-Moreno-Mercedes, aunque este los deja bastante lejos de la terminal de ómnibus. Desde esta última sale cada dos o tres horas la línea 276, que tiene parada intermedia en San Andrés de Giles, otro interesante lugar para recorrer. A Gouin no hay transporte público.

San Antonio de Areco

Fui muchas veces a la Capital Nacional de la Tradición y hasta tuve la oportunidad de asistir a la fiesta que homenajea a las costumbres gauchescas. En ese sentido, no puede faltar la visita al Parque Criollo y Museo Ricardo Güiraldes, que durante el año suele tener distintos eventos. Además, la costanera del río es un buen lugar para hacer un picnic o, simplemente, tomar un respiro.

De todos los puntos que les mencioné hasta ahora, es el ideal para agarrar la SUBE y salir inmediatamente. Primero deben llegar a la estación de Pilar con el tren San Martín desde Retiro o la línea 203. Cada una hora, sale la línea 350 para llevarlos por la Autovía Pilar-Pergamino, obra durante la cual llegaron a proteger los árboles en cercanías de Areco para mantener la postal de “túnel natural”. ¿Qué más pueden conocer a mitad de camino? Los pueblos de Parada Robles y Solís.

Consejos para viajar

  • Si bien estos son los puntos más lejanos a los que pueden llegar con la tarjeta, también está la posibilidad de seguir viaje. Por ejemplo: de Chascomús a Lezama o Ranchos, de Lobos a Roque Pérez, de San Miguel del Monte a Las Flores o de San Antonio de Areco a sus pueblos rurales como Duggan, Vagués y Villa Lía.
  • En todos los casos están disponibles tanto la Tarifa Social Federal (descuento del 55%) como las bonificaciones de la Red Sube (con tope de $ 18 por viaje), si es que logran combinar dentro de las dos horas. Por supuesto, también vale cualquier promoción que hayan obtenido para las recargas.
  • Consulten previamente los costos de los boletos (en general, no van a gastar más de $ 300, ida y vuelta) para hacer la carga antes de salir. A medida que se alejen del Área Metropolitana, es menos probable que encuentren puntos de recarga, terminales de autoservicio o, incluso, señal de celular para que funcione la app Carga SUBE.