fbpx

Laguna de Monte: todo cerca

Si armamos un circuito de lagunas atravesadas por la cuenca del Río Salado, esta opción es la más cómoda para llegar y con todo tipo de servicios a mano. Ideal para empezar a animarse.

Vamos a empezar una serie de notas sobre las localidades que están cerca de la cuenca del Río Salado, ofreciendo propuestas para todos: desde el que quiere descansar realmente hasta el que necesita ir a un lugar donde haya un poco de movimiento, para no desconectarse del todo. Y San Miguel del Monte tiene una variedad muy interesante.

Si vamos a lo formal, está ubicado a 107 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, atravesado por la Ruta Nacional 3, la Ruta Provincial 215 y pasa por sus cercanías la Ruta Provincial 41. Por eso, y porque también hay muchas opciones de transporte, es una opción ideal para quienes desean hacer miniturismo por primera vez (y sin demasiado presupuesto).

Su historia empezó a mediados del siglo XVIII, junto a un fortín creado cerca de la laguna, haciendo las veces de frontera entre el avance español en la llanura pampeana y los malones de aborígenes. En 1778 se produjo una gran matanza, tras la cual se extendió la línea fronteriza y fundaron poblados en cada uno de los fuertes. Al año siguiente, Juan José de Sardén tuvo la misión tanto de organizar a las fuerzas militares como ubicar a sus pobladores, por lo cual se lo reconoce como el fundador de Monte.

Yendo concretamente a la Laguna, en ese momento histórico se destacaba como ventajoso -para la Guardia del Monte que estaba asentada en ese lugar- algo que me llamó la atención la primera vez que la visité: su inmensidad, al punto que una foto no la puede graficar en toda su dimensión. Esto, retornando a su presente turístico, le permite ofrecer múltiples actividades públicas o privadas a pocos pasos de donde nos ubiquemos.

Por ejemplo, si salimos de la terminal de ómnibus o estación de trenes y avanzamos por la colectora de la ruta 3 hacia la laguna, a menos de diez cuadras ya encontramos alojamientos de distintas categorías. Cuando llegamos a destino, en la Costanera hay un pequeño espacio para tomar sol, hacer un picnic, comer en algún puesto de comida o aprovechar los servicios de los alrededores.

Quienes necesiten más actividad, tienen que seguir caminando por la vera de la Laguna, donde encontrarán alquileres de botes y kayak. Es algo que todavía tengo pendiente, pero que resulta sumamente atractivo por las enormes dimensiones de ese espejo de agua.

Cuando cruzamos el puente que da a la Laguna de las Perdices, comienza la zona de campings: desde los más modestos con parrillas y algún que otro servicio más, hasta el de Camioneros que tiene hasta un gran salón de usos múltiples. Entre ambos, mucho espacio verde para descansar junto a un árbol o practicar lo que hace la mayoría de los visitantes: la pesca.

Si necesitan comprar algo y no lo consiguen en los alrededores, la zona céntrica no está muy lejos. Allí encontrarán supermercados, almacenes, farmacias, estaciones de servicios y demás comercios. Eso sí: conviene estar atento a los horarios de atención, porque suelen cerrar al mediodía. De todos modos, si fuimos a descansar, no hay mucho apuro, ¿verdad?

¿Cómo llego?

  • En automóvil: circulando por la avenida General Paz, tomar la salida hacia la Autopista Ricchieri y continuar por la Ezeiza-Cañuelas a la altura del predio de la AFA. En la rotonda a Cañuelas, retomar hacia la Ruta Nacional 3, que rodea San Miguel del Monte y pasa como avenida urbana (cuidado con las velocidades máximas) frente a su acceso principal. Desde La Plata: por avenida 44 y su continuación Ruta Provincial 215, que atraviesa directamente el centro. Por Ruta Provincial 41 (Baradero-Castelli): tomar las salidas hacia RN3 o RP215.
  • En transporte público: la línea 88 sale cada aproximadamente dos horas de Plaza Miserere y tarda unas tres horas en llegar a destino, siendo más rápido el ramal “X Alberdi”. Contemplen salir y volver temprano, dado que los últimos servicios vuelven sólo hasta Virrey del Pino (RN3 Km 35).  Una alternativa más económica -aunque con menos horarios disponibles- es la línea Roca Constitución-Ezeiza y combinar en esta última con el tren a Monte. El servicio matutino de ida y el regreso por la noche hacen Temperley – Monte sin ningún tipo de transbordo. Desde Retiro: Cóndor Estrella y Vía Bariloche (eviten los que entran a Ezeiza). Desde La Plata: el Cóndor Expreso, Vía Tac y Unión Platense.
  • En combi: Salerno Viajes desde Terminal Obelisco y Lobos Bus desde Bartolomé Mitre y Callao.

¿Dónde duermo?

Consultá las ofertas en Booking.com