Lobos: junto al nacimiento de la Patria

La Casa Natal de Juan Domingo Perón y la Laguna son algunos de los atractivos de un destino turístico muy popular para escapadas de fin de semana.

Hay varias ciudades bonaerenses que encuentran sus orígenes en los fortines que se fueron construyendo en la época colonial, como ya habíamos hablado en su momento de Navarro, por ejemplo. Sin embargo, el caso de Lobos suma una particularidad: la conformación actual del partido empezó a pocos años de la Revolución del 25 de Mayo de 1810.

Su historia comenzó cuando el Virrey Vértiz decidió construir o reconstruir fuertes en 1779, con la idea de consolidar la línea de frontera con los pueblos originarios. Uno de ellos fue el Fortín de San Pedro de los Lobos, que estaba ubicado en el norte de la hoy conocida como Laguna de Lobos.

Hacia fines de ese siglo, don José Salgado recibió tierras para trabajar y, el 2 de junio de 1802, fundó la capilla de Nuestra Señora del Carmen que daría origen al pueblo. Hasta entonces, sólo lo habitaba su familia, pero desde ahí empezaron a asentarse familias que residían en chacras y estancias del distrito.

El nombre de Lobos surgió de la Primera Misión Jesuítica en 1740. En base a toda la información recopilada, en 1772 se armó en Londres un mapa donde decía “L. Lobos” al pie de la laguna. Las nutrias de la zona se llamaban lobos de agua o de río, por lo que se cree que eso inspiró el nombre. El documento más antiguo con esa denominación es un acta del Cabildo de Buenos Aires de 1752.

Gran parte de esos datos los contaron en los festejos del 217 aniversario, que fueron a principios de este mes. Como siempre contamos, en cada partido le agregan su toque particular a las fiestas. En este caso, aún siendo una región con fuerte presencia en la actividad agrícola y ganadera, lo curioso es que fue un desfile casi “urbano”: es decir que se presentaron las numerosas entidades públicas y de la sociedad civil, entre las que igualmente no faltaron las agrupaciones gauchescas. Todo mientras aproveché para degustar un locro bien criollo.

El atractivo más importante que se puede encontrar en la zona céntrica es la Casa Natal de Juan Domingo Perón, a cuatro cuadras de la Plaza 1810. Ahí nació el general en 1895 y conserva el trazado original de donde vivió durante sus primeros cinco años, para luego mudarse a la Patagonia. Se pueden ver documentos como las actas de nacimiento y bautismo, la ficha de ingreso al Colegio Militar y hasta un libro copiador de recetas. Es decir que, respecto de la polémica con Roque Pérez, prácticamente no hay dudas sobre su origen.

Incluso, se exhiben un montón de objetos personales donados por el propio Perón en su visita al museo en 1953, carteles anunciando su vuelta al país, el escritorio que usó como secretario de Trabajo y hasta la higuera en la cual jugó en su infancia, que fue reconocida (y protegida) como Árbol Histórico Provincial.

Un aspecto muy fuerte de Lobos es el turismo y, en ese sentido, la laguna ocupa un lugar destacado. A diferencia de otras que se pueden recorrer por la zona, no está cerca del casco urbano: queda en el pueblo de Villa Logüercio, a unos 15 kilómetros por la Ruta Provincial 205, al que igualmente se puede llegar sin problemas con transporte público o privado.

En el sector de la Costanera pública podemos encontrar mesas, parrillas, muelles, zonas de pesca y algunos recreos en los alrededores. Si bien es un lugar que se mantuvo bastante descuidado por mucho tiempo, hace algunos años renovaron por completo los sanitarios y ahora se están repavimentando los accesos. De todos modos, no es algo que preocupe demasiado a quienes van todos los inviernos a practicar la pesca del pejerrey.

De hecho, si bien los pescadores tienen la opción de pasar la noche en carpa, también cuentan con el Club de Pesca Lobos. Fundado en 1945, es el lugar donde se hace la Fiesta del Pescador Deportivo en enero y donde pueden acceder -por ejemplo- a otros servicios como bungalows. Aparte de tener precios bastante razonables, suelen ofrecerse promociones en los sitios web de cupones.

Lo interesante es que, aparte de lo que hay para recorrer, llegar a Lobos es muy sencillo y económico en la mayoría de los casos: durante todo el día, hay servicios de combis, micros de larga distancia, colectivos y trenes. Un abanico importante de opciones para que el viaje también forme parte de la escapada de fin de semana.

¿Dónde queda?

  • Lobos está ubicado a 98 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires y 135 de la ciudad de La Plata.
  • La Casa Natal de Juan Domingo Perón abre de miércoles a domingos de 10 a 12 y de 15 a 18 en la calle Perón 482.
  • Villa Logüercio tiene su acceso en el kilómetro 111,5 de la Ruta Provincial 205.

¿Cómo llegar?

  • En auto: circulando por General Paz, seguir por la Autopista Ricchieri y tomar la Autopista Ezeiza – Cañuelas desde el distribuidor a la altura de AFA. Luego, continuar por la Ruta Provincial 205. Desde el oeste, se puede llegar primero hasta Cañuelas por las rutas provinciales 3 o 6, mientras que desde el sur hay que ir directo por la 205.
  • En transporte público: hay combis desde diversos puntos de la Ciudad de Buenos Aires (Congreso, Obelisco, Palermo y Puerto Madero), llegando en su mayoría a cercanías de la estación de Lobos, con precios entre 300 y 500 pesos (a junio de 2019). El tren Sarmiento sale cada aproximadamente dos horas y media desde Merlo, mientras que la línea Roca tiene un servicio desde Ezeiza a la mañana y otro a la tarde los fines de semana. En micro se puede llegar con la empresa Pullman General Belgrano desde Retiro, con horarios matutinos y nocturnos, así como Platabus, Plusmar o TALP (línea 248 ramal por Ruta 30) desde La Plata. Por último, en colectivo se puede tomar el 51 expreso a Cañuelas (lunes a sábados, desde avenida Independencia 971, entre Bernardo de Irigoyen y Tacuarí) o el común (los domingos, desde la estación Ezeiza) y luego combinar con la línea 88 (cartel “Lobos Uribelarrea”), que también se puede tomar directamente desde Plaza Miserere (aunque tarda cuatro horas). Para seguir a la Laguna, la línea 501 sale cada aproximadamente dos horas de la parada de la estación y pasa por la terminal (horarios en el 02227 43-0221).

¿Dónde dormir?

Consultá las ofertas en Booking.com