fbpx

San Pedro: el verde (y naranja) más cercano

Su fruto emblemático es apenas uno de los atractivos de esta ciudad ideal para pasar un fin de semana con amigos, a la vera del Río Paraná.

Al llegar a San Pedro, nos recibe una postal similar a la que podemos encontrar en otras ciudades bonaerenses: un ritmo tranquilo, construcciones que no suelen alcanzar grandes alturas y hasta unas cuantas fachadas de valor histórico. Pero, ya en ese primer paseo, aparece uno de sus toques distintivos en los árboles: las emblemáticas naranjas.

“El verde más cercano” es el eslogan de esta localidad fundada en 1748 como Rincón de San Pedro Dávila de los Arrecifes, pero reconocida como ciudad recién el 25 de julio de 1907. En su escudo podemos encontrar sus actividades más representativas: la ganadería, el puerto a la vera del Río Paraná (límite con Entre Ríos) y, por supuesto, la agricultura.

Dentro de esta última, la fruticultura es la más destacada, porque hay numerosos establecimientos dedicados a la producción de naranjas. La historia empezó con el autoconsumo gracias a los franciscanos en 1750 y, con las técnicas aportadas por los inmigrantes europeos que vinieron luego de la Primera Guerra Mundial, apareció la veta para consolidar la actividad como referente de la región.

Así es que, todos los años, se organiza la Fiesta de la Naranja de Ombligo en una plaza céntrica. Durante el evento se pueden recorrer las plantaciones, ver competencias de empacadores, participar de concursos para pelar naranjas (con jugosos premios) y degustar platos especiales para la ocasión. En mi caso, probé un pollo a la naranja -donde la pulpa rompió el gusto agridulce- y también me llevé unos alfajores de postre.

Aunque ese sea uno de los acontecimientos más importantes del año, su Costanera nos recibe en cualquier momento. La vista que más me gusta es yendo hacia el norte, en las cercanías del paseo público que alguna vez fue el camping municipal. Ahí, justamente, están renovando la infraestructura para sumar un camino hacia el río. En los alrededores, hay proveedurías con lo necesario para pasar el día y puestos de artesanías.

Pero la propuesta no es sólo hacer una escapada, sino que podés pasar perfectamente un fin de semana con amigos, sin importar realmente el presupuesto: tenés desde el Camping América con unas cabañas de madera rudimentarias hasta las instalaciones del Howard Johnson. Además, justo enfrente del hotel está el Complejo Turístico Municipal (con bungalows amplios) y, llegando al puerto, el camping de Luz y Fuerza tiene uno de los predios más grandes con una entrada de sólo $ 150.

En todos ellos hay montones de actividades recreativas y deportivas. Pero, si preferís pasear, también existen varios atractivos a lo largo de las barrancas: un vía crucis donde las estaciones se fueron construyendo a distintos niveles, una réplica de la Pirámide de Mayo, o la Escalera de las Flores, una instalación muy colorida con mosaicos que está justo en el camino para volver a la zona céntrica.

Como si esto fuera poco, tiene importantes hitos históricos: a pocos kilómetros del centro se libró la batalla de la Vuelta de Obligado, recordada especialmente por la instalación de cadenas de costa a costa para evitar el paso de las fuerzas invasoras. Y, en cuanto al puerto, surgió como una manera de romper con el centralismo porteño y también con el monopolio ferroviario de los ingleses. Pero a esas historias las vamos a recorrer en próximas notas. Total, es un destino que siempre está cerca.

¿Dónde queda?

La ciudad de San Pedro está ubicada en el kilómetro 164 de la Autopista Buenos Aires-Rosario. Tiene accesos desde las rutas provinciales 191 (zona céntrica) y 1001 (zona portuaria, a la altura de la localidad de Río Tala).

¿Cómo llegar?

  • En automóvil: circulando por el Acceso Norte, tomar la salida hacia el Ramal Escobar y continuar por la autopista de la Ruta Nacional 9 hasta el cruce con la Ruta Provincial 191. Tras pasar por la estación San Pedro, la avenida Bartolomé Mitre nos lleva derecho a la zona céntrica. Si van a la Costanera, pueden tomar la salida anterior de la Ruta Provincial 1001, seguir por el acceso Néstor Kirchner y luego doblar a la izquierda en la avenida España.
  • En tren: todos los servicios de la línea Mitre de Trenes Argentinos (a Rosario, Córdoba y Tucumán) se detienen ahí, llegando los sábados o domingos a la madrugada. Para la vuelta a Retiro, se puede salir los domingos a tarde o lunes a la madrugada. Si bien la estación está a poco más de 20 cuadras, las líneas 521 o 522 nos dejan en la zona céntrica, aunque es necesaria la tarjeta magnética de la empresa.
  • En micro de larga distancia: Nueva Chevallier sale cada aproximadamente cuatro horas desde Retiro, parando en El Talar, Escobar y Campana. El viaje tarda unas tres horas y los domingos hay servicios expresos de refuerzo que salen directamente de San Pedro y no tienen paradas entre Baradero y el Alto Palermo. De todos modos, siempre sacá el pasaje con anticipación. También llega Empresa Argentina con su servicio de Ruta Provincial 41 desde Lobos, entrando a todas las intermedias excepto Navarro.
  • En micro de media distancia: Chevallier Metropolitana (línea 228A) sale cada aproximadamente tres horas desde el Centro de Transferencia de Zárate (estación línea Mitre) y tarda una hora y media en llegar. Hasta Zárate se puede ir con la línea 194 desde Once o el servicio interurbano de la línea Mitre desde Villa Ballester.

¿Dónde dormir?

Consultá las ofertas en Booking.com