Salto: todo empezó con un arroyo

Camino a Santa Fe, esta ciudad nos ofrece un gran lugar para descansar de la rutina y conocer historias que empezaron con un salto de agua.

Tras recorrer los lugares más cercanos a la Ciudad de Buenos Aires, se me ocurrió abrir un poco el panorama y empezar a conocer destinos más lejanos que también merecen ser conocidos. Y así llegó la idea de visitar Salto, en el norte de la provincia de Buenos Aires.

La ciudad cabecera del partido queda a 188 kilómetros de la Capital Federal y no se accede directamente a través de rutas nacionales, sino que es necesario recorrer un trayecto por caminos provinciales. Después de localidades como Colón, Pergamino o San Nicolás, tiene buena conectividad con Santa Fe, convirtiéndose además en una buena opción para escapadas de los lectores del sur de esa provincia.

Sus comienzos son similares a los que descubrimos de San Miguel del Monte: como un pueblo fronterizo que buscaba evitar la avanzada indígena. Estos, en 1737, habían cometido robos y asesinatos en el paraje que se llamaba “El Salto del Arrecifes”, donde posteriormente se instaló la “Guardia Avanzada de Salto”. El nombre del partido y su ciudad principal se deben, justamente, a que esa Guardia se había asentado en cercanías de un salto del arroyo Saladillo Chico.

Ese lugar histórico ya no existe como se lo conoció originalmente, sino que se lo reconstruyó hace unas décadas. Para llegar a él, hay que recorrer unos tres kilómetros desde la zona céntrica, yendo primero a la Costanera Sur y luego avanzando hacia la Ruta Provincial 31. Ante cualquier duda, es preferible consultar previamente o guiarse por GPS, dado que se llega por un camino rural.

La mejor referencia para ubicarlo es otro punto histórico que está justo enfrente: el Molino Quemado, una instalación hidráulica construida en 1856 por David Lanata, que elaboró una de las primeras producciones de harina que se exportaron a los Estados Unidos. En 1931 sufrió un incendio y quedaron visibles apenas unas pocas ruinas. Esto genera confusión con un proyecto abandonado de esclusas del Río Salto, que se iba a desarrollar en sus cercanías.

Siguiendo hacia la ruta, comienzan a verse los establecimientos de sus principales actividades: agricultura, ganadería e industria. En sus principios, fue un pueblo principalmente ganadero, pero hoy se destaca por la actividad agrícola, aprovechando la fertilidad de los terrenos del norte bonaerense.

¿Qué más se puede hacer en Salto? En el otro extremo de la ciudad hay un gran Balneario Municipal con los servicios básicos, proveeduría, mesas y parrillas. En el mismo predio contamos con un camping, mientras que en los alrededores hay hoteles, aunque es importante tener en cuenta que están a una distancia considerable de la Estación de Micros

En definitiva, si te gusta conocer lugares donde puedas descansar de la rutina cotidiana y descubrir historias, el viaje a Salto vale absolutamente la pena.

¿Dónde queda?

Salto está ubicado en el cruce de las rutas provinciales 31 -que comienza en Carmen de Areco y finaliza en el límite de Santa Fe- y 32 -que va del partido de Chacabuco al de Colón-

¿Cómo llego?

  • En automóvil: tomar el Acceso Oeste y continuar por la Ruta Nacional 7, sin ingresar a la zona urbana de Luján. Luego de cruzar la Ruta Provincial 51, la siguiente salida es hacia la RP31. Al pasar la rotonda de la RP191, hay un empalme con la RP32, que pasa a cercanías del centro de Salto. Otra opción es ir por Panamericana ramal Pilar y continuar por la RN8, tomando la RP191 luego de atravesar la avenida principal de Arrecifes.
  • En micro: hay dos servicios diarios de la empresa Cóndor Estrella desde Retiro, con paradas en Liniers, Shopping Plaza Oeste, Moreno, Luján, San Andrés de Giles y Carmen de Areco. Para más frecuencia y mejores precios, se puede ir de Capital Federal a Arrecifes con Chevallier y combinar con la línea 261.
  • En combi: Tapi Tours tiene salidas diarias desde Abasto Shopping, Alto Palermo (Capital Federal) y Patio de la Madera (Rosario).

¿Dónde duermo?

Consultá las ofertas en Booking.com