El hotel que desapareció en el río

Las grandes figuras políticas y de la farándula no siempre veranearon en la Costa Atlántica, sino que en los ’30 preferían Punta del Indio, en las márgenes del Río de la Plata.

Hubo un tiempo donde la Costa Atlántica no era el lugar de excelencia para el descanso de las principales figuras de la política nacional y del espectáculo: allá por la década de 1930, el destino por excelencia fue el Hotel Argentino ubicado en Punta del Indio, partido de Punta Indio (sí, se dice exactamente así).

A unos 150 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires y a 500 metros de la costa del Río de la Plata (cerca de la Bahía de Samborombón), Ricardo Bartolomé Astengo Morando construyó en 1934 un complejo hotelero de tres cuadras de ancho, con 74 habitaciones, 35 baños, salón restaurante de cocina internacional, casino privado, sala de billar, juegos de mesa y hasta una caballeriza.

Foto: Crónica

La zona comenzó a desarrollarse y surgieron muchos emprendimientos turísticos, como la Hostería Suiza, la de Llao Lito, Los Talas y la Hostería Mengoni. Cuando surgió la empresa Río de La Plata, un servicio pullman desde Plaza Once -aunque con mucho menos confort que los micros de hoy- amplificó el impulso que se le estaba dando a toda la región. El que iba en auto, tenía un atractivo más: dejar el vehículo sobre la Ruta 11 y tomarse un tranvía tirado por caballos.

Pero Punta del Indio es un bastante complejo a nivel climatológico: si una simple sudestada nos causa grandes dolores de cabeza en el área metropolitana, con la cantidad de edificios que tenemos, imaginen tener esos temporales varias veces por mes donde las defensas son casi exclusivamente naturales. Algo que, para colmo, va en aumento por el cambio de las corrientes marinas y el crecimiento del río.

Y encima, para lograr el crecimiento turístico de los ’30 y ’40, en distintos lugares se fueron removiendo los juncos que -juntos- hacían una gran barrera de contención. ¿El resultado? El Río de la Plata comenzó a golpear con fuerza en esos sectores y, por ejemplo, ganó las ¡cinco cuadras! que separaban el frente costero del Hotel, que terminó colapsando y quedando en ruinas.

Ese enorme furor turístico fue decayendo y, con el desarrollo de la Costa Alántica más las distintas rutas provinciales, autovías y autopistas, el público se fue alejando cada vez más de este balneario. Curiosamente, estas ruinas son parte de los muchos atractivos que convocan hoy a los turistas que buscan paisajes increíbles y tranquilos, pero también con una variedad de actividades acuáticas.

Y en definitiva, hoy que todo el Parque Costero del Sur -la margen del río entre Magdalena y Punta del Indio- es una Reserva Mundial de Biosfera protegida por la UNESCO, no es sólo un destino recreativo maravilloso sobre el que vamos a seguir hablando en próximas notas, sino también una clara oportunidad para reflexionar sobre cómo interactuamos con la naturaleza.

¿Dónde queda?

Punta del Indio está ubicado a 150 km de la Ciudad de Buenos Aires y 87 km de la ciudad de La Plata. A las ruinas del Hotel Argentino se puede ingresar caminando hacia la costa desde la esquina de Fueguinos y Prada.

¿Cómo llegar?

  • En auto: la forma más segura a nivel vial es tomar la Ruta Provincial 36, que comienza en la Autovía 2 a la altura de El Pato y tiene cruces con la RP215 (La Plata – Brandsen – San Miguel del Monte) y la RP20 (Ranchos – Chascomús – Magdalena). Hay que ingresar al centro de Verónica, atravesarlo para llegar a la avenida de Circunvalación y luego ir por la RP11 en sentido a La Plata. Si bien esa ruta nos conecta directamente con la Autopista Buenos Aires – La Plata, el camino es de ripio, justamente para evitar el tránsito masivo por las zonas de reserva.
  • En transporte público: ya no hay servicios directos desde Once, sino que debemos ir a La Plata y tomar el micro de Expreso La Plata que va a Pipinas (hay ramales por ruta 11 o 36), bajando en Verónica. De la terminal sale la línea 600 que, entre otros, nos deja en el balneario público El Pericón. Pasa un par de veces por día, tarda alrededor de una hora y siempre combina el transporte de larga distancia.

¿Dónde dormir?

Consultá las ofertas en Booking.com